¿Las compras de Navidades son todo fruto del marketing?

Cuando terminan las fiestas navideñas hacemos recuento de todo lo que hemos comprado, tanto en alimentación como en regalos, y lo más normal es echarnos las manos a la cabeza, ya que seguramente el consumo realizado es superior al que teníamos planificado. Si además tenemos niños probablemente nuestra casa estará repleta de nuevos juguetes, y nuestros hijos normalmente sólo jugarán con una parte de ellos.

¿Nos dejamos llevar en estas fechas por las compras por impulso? ¿Nos vemos obligados a hacer regalos que la gente no necesita? ¿La presión social nos obliga a comprar, comer y regalar desmesuradamente en estas fechas?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *